30 septiembre 2006

Chapuzas


El otro día leí un articulo en El País, que parecía mas bien sacado de unos de esos libros de autoayuda de negocios (a los que me confieso adicto :D).

Empezaba así: "La chapuza que condeno al Titanic"

Todo empezó en los hornos de alguna fábrica metalúrgica anglosajona, años antes de que el Titanic colisionara con un iceberg la noche del 14 de abril de 1912. Tuvo que ser en algún taller de producción de remaches, las pequeñas piezas metálicas que sueldan las junturas de un barco.

Ver articulo completo aquí

Moraleja, cualquier trabajo, por insignificante que nos parezca, puede convertirse en un momento en el factor critico que desencadene el éxito o fracaso de un gran proyecto.

Otra moraleja, los buenos profesionales y el buen material marca la diferencia, no vale cualquier cosa si nos enfrentamos a nuestro gran proyecto.

Disclaimer: No tengo nada que ver con el diario El País, ni con el Titanic, es mas creo que es todo un montaje publicitario realizado en 1912 para promocionar unas películas, series de televisión, libros, etc que se fueron haciendo desde entonces. :)

Si buscas información en serio del Titanic, mira aquí


Technorati tags:
| |

1 comentario:

Telémaco dijo...

Efectivamente. Todo proyecto es tan fuerte como lo es su eslabón más débil.