22 febrero 2006

Sanidad Publica

La existencia de problemas en la Sanidad Publica española no es nada nuevo para ninguno de nosotros, ya que mas por desgracia que por suerte casi todos tenemos algún tipo de relación con estas entidades, antes o después y ya sea directa o a través de familiares o amigos.

También reconocemos, sobretodo los que estamos dentro del sistema, como se intenta realizar una buena labor con unos recursos que siempre se antojan limitados, máxime cuando es nuestra salud la que esta en juego. Aun así, desde mi punto de vista, la sanidad publica se ha dejado influenciar mucho por las características que se distribuyen por la administración publica española en general, pero con la particularidad de que están tratando con enfermos.

Creo que seria muy positivo que desde las administraciones publicas en general y las sanitarias en particular se empezara a tener consciencia y funcionamiento de empresa, no solo en la gestión de recursos sino también en los fines, ya que en la mayoría de las funciones publicas nos encontramos con una competencia privada que va aumentando a costa de las deficiencias del sector publico. No es malo que existan empresas privadas que realicen estas funciones, pero si que la existencia se deba a una mala gestión publica.

Nos encontramos en un sector, el sanitario, en el que el “cliente” del servicio, pese a su estado de salud, aguanta ciertos comportamientos que serian impensables en cualquier empresa de servicios que pretendiese funcionar. Acciones que a veces no tienen que ver ni siquiera con restricciones de recursos reales, es decir que no costaría dinero o tiempo o mas personal, como que se de por sentando tardanzas en atender al cliente (buen juicio tuvo quien denominara “paciente” por primera vez a este tipo de clientes), desinformación al paciente, perdida de datos relevantes y costosos (pruebas analíticas etc.), realización de pruebas innecesarias
Todos estos problemas no surgen tanto por restricciones económicas sino por una cuestión de “costumbre”, o de hacer las cosas sin plantearse posibles mejoras. Creo que es por tanto labor de los gestores económicos cambiar la mentalidad del personal sanitario, partiendo de la ventaja que suelen ser profesiones muy vocacionales (nadie estudia medicina o enfermería por que no sabe que hacer, como ocurre con otras profesiones). Además estos gestores económicos deben ser profesionales dedicado a ello, ya que, quizás por esa misma característica de vocacional, existe en los centros públicos una tendencia a la parte asistencial, de indudable valía y fin ultimo de un centro sanitario, pero olvidando que al fin y al cabo una buena gestión debe realizar una mejora que se aplique en el ámbito asistencial.

En definitiva no se trata en llegar al limite del “cliente siempre tiene la razón”, frase que para mi es totalmente injustificada, pero no estaría de mas que se empezara a asumir por parte de la administración publica un poco de consciencia empresarial y el área idónea para el inicio de esta etapa seria lo relacionado con la salud, área con la cual todos tenemos una sensibilidad especial.

4 comentarios:

Telémaco dijo...

Si entiendo correctamente lo que quieres decir con "consciencia empresarial" estoy de acuerdo. Es evidente para todo el que hay sido usuario de la sanidad publica lo inficiente que es a veces gestionando sus recursos y la poca orientación en el paciente que tienen algunas veces.

Lo que no estoy de acuerdo es en que los fines de la sanidad pública debieran ser los mismos que los de la empresa privada, el fin de la sanidad pública debiera ser conseguir aumentar ahora y en el futuro la salud, y no el dinero como en una empresa.

En una empresa el dinero es la meta, en la sanidad pública debiera ser sólo un recurso más a gestionar.

Mercurio dijo...

Telemaco, me encanta que te pases por aqui.

Creo que si entiendes lo de la “consciencia empresarial”. No existe en la sanidad publica una orientación al cliente, imprescindible por otro lado en una empresa del sector privado.

En una empresa el dinero puede ser el fin, pero también debe ser un medio que busque la satisfacción del cliente. Yo trabajo en un Hospital Privado y espero que mis jefes tengan claro que este negocio se debe buscar la satisfacción del cliente (es decir lograr que el paciente recupere/mantenga la salud) y para eso se deben hacer grandes inversiones y mantener un nivel de calidad que haga que el paciente regrese (normalmente una enfermedad o intervención requiere un seguimiento) y que las impresiones de ese paciente sean buenas.

Creo que en la Sector Publico no existe esa mentalidad de Gestion de Recursos, y sobretodo creo que se hacen mal cosas que no dependen tanto del dinero sino de las ganas de hacerlo bien.

Quizás la clave esta en la ultima palabra de tu ultima frase: “En una empresa el dinero es la meta, en la sanidad pública debiera ser sólo un recurso más a GESTIONAR.”

¿Cuando pondrias tu mas interes en controlar el dinero cuando es tuyo (Empresa Privada) o cuando te lo han dejado (Sector Publico a traves de los Contribuyentes)?

Mercurio dijo...

Joder voy a tener que aprender a sintetizar :(

Telémaco dijo...

Mercurio me paso por aquí cada vez que Bloglines me avisa de que has publicado algo.

Muchas veces no comento tus articulos pero no es por falta de ganas sino por falta de tiempo. Últimamente no soy dueño de casi nada de mi tiempo.

Tienes razón. Pero pienso que la causa de la mala gestión no está tanto en que la poca implicación que tiene el hecho de gestionarlo bien o hacerlo mal.

Los que gestionan los recursos en una empresa privada no son siempre los propietarios y sin embargo es obvio de que gestionan mejor que lo que se hace en la sanidad pública.

Como puedes comprobar yo también cojeo del mismo pie, nunca aprendí a sintetizar.