01 julio 2006

Asociacion de ideas

Cuentan los historiadores que cuando el Imperio Romano, bajo mando del insigne Julio Cesar, estaba en pleno auge y en sus dominios no se ponía el sol (esperen eso era de otro imperio de unos siglos después) el Capitán de un trirreme juntó a todos sus galeotes arengándolos según los mas novedosos métodos en eso que siglos después se conoció como “manajement”, con los siguientes terminos:
- "Esclavos tengo dos noticias para vosotros, una buena y otra mala. ¿Cuál queréis que os diga primero?"
- “La buena” respondió al unísono la ruda tripulación que desde que disfrutaban de esas vacaciones perpetuas, en crucero por el Mare Nostrum, como esclavos en la Ilustre Armada Romana de Guerra no estaban muy sobrados de este tipo de noticias.
- “La buena noticia es que nuestro grandioso emperador Julio Cesar vendra a pasar unos días entre nosotros
- “Biennnnn” celebro la tripulación que sabia que eso significaría que por lo menos esos días el rancho seria menos malo que de costumbre. Pero como en todos los grupos existía la persona que no se conformaba y que con un hilo de voz pregunto al Capitán “¿Y la mala noticia?”. Sintió como todos los ojos de los “compañeros” se clavaban en él, por haber roto una ley no escrita de no quieras saber lo que nos puede venir y por una vez agradeció los grilletes que tanto a él como a sus compañeros le sujetaban a los remos.
- “La mala es que el Emperador viene a hacer esquí acuático”


Desde entonces cada vez que tengo un jefe nuevo, nos reúne a todos los curritos y nos cuenta que la empresa es un barco y vamos todos en el, no se porque mi subconsciente vuela a varios siglos antes, cuando el mar mediterráneo se llamaba Mare Nostrum y las galeras eran lo mas parecido a lo que hoy llamamos hacer un viaje organizado.
Que curiosa es la mente humana.


Advertencia: Existe la remota posibilidad de que la historia no sea exactamente cierta, porque ninguno de los galeotes ha sobrevivido hasta nuestros días. (¿O si y ahora se llaman de otra forma?)

2 comentarios:

Telémaco dijo...

¿En tú empresa también?. En la que yo trabajo tampoco paran de decir eso de "Estamos en el mismo barco", lo dicen incluso 5 minutos después de echar a 15 compañeros por la borda sin perder la sonrisa (e el rictus).

Gracias a ti cuando vuelvan a decirlo me reire porque me acordaré de Julio Cesar haciendo esquí acuático. Gracias.

Mercurio dijo...

Pues si amigo Telemaco, se ve que lo del barco se ve en todas las empresas.
Aunque una de las ultimas versiones que he oido es la de vamos todos en el mismo tren (dicho asi parece mas descansado) pero le añadian la coletilla de que tenia unas puertas pequeñas para entrar y grandes para salir.

Donde va a parar que la version del barco esta mucho mas lograda ;)